viernes, 18 de febrero de 2011

Orgullo

Si, esa palabra puede definir mejor que nada estas letras escritas con la tinta roja de la sangre, esa que se altera cuando te siente cerca, esa misma que en el partido frente al Oporto lo dio todo para llevar a ese equipo que tatuado su escudo llevamos en nuestro pecho hacia la victoria. Pero no pudo ser, a veces el fútbol es así de extraño, lo das todo y pierdes, no das nada y ganas. A nosotros nos pasó lo primero, por eso me siento orgulloso. Ysi hubiera pasado lo segundo, también.
No ahora, de siempre desde el primer día que te vi y comprendí que esta pasión, este veneno que te mata por malo y por bueno, sin importar nada más, sabiendo que solo hay un camino, a pesar de que piedras pongan en el.
Orgullo de sentirme sevillista, de gritar tu nombre, de decir aquí estoy y pobre del que intente robarnos la ilusión y la pasión, porque no lo logrará, aunque usando por ello mil artimañas lo intente de todas las maneras. Porque nadie que no sea sevillista puede comprender tanta locura, ya que ser sevillista no es ser aficionado de un club de fútbol, es una forma de vivir, es un estilo de vida, marca tus pautas, algo que llevas en el corazón, que te escoge y te sientes orgulloso de ello, de ver sus colores, el rojo y el blanco, que nadie se confunda, de ver su escudo, de ver su afición, que aunque no llene el estadio, prefiero veinte mil gargantas como cañones reventadas que cuarenta mil como vientos silenciadas.
Si la gente supiera lo que se sufre abrazado a tu bandera con la que te he dicho tanto, si la gente supiera como se lucha a tu lado, comprendería que esto es mas que todo lo imaginable, porque sin ese nombre de mujer, Sevilla, que sabe a noche de luna abrazaito a tu vera, nada sería lo mismo, ni en nuestra ciudad que pasea orgulloso como no su nombre, ni en nuestras vidas.
El que quiera que siga tu camino, que mientras me queden fuerzas, mientras mi corazón siga latiendo, seguiré a tu lado luchando, porque hoy mas que nunca me siento orgulloso de ser Sevillista


Saludos Revolucionarios
Biri-Biri

jueves, 3 de febrero de 2011

Objetivo cumplido

Sí o si, no había otra, se tenía que conseguir y se ha conseguido, lo firmado, lo pactado en sucias cloacas entre fascistas mafiosos. Esto es un clan con nombres y apellidos, con cargos y caras. Esto es una Mafia orquestada donde impera el asqueroso dinero, como bien han delantado sus lacayos en la gran m madridista y manipuladora, que indica bien claro que una final Barca-Madrid reportaría 15 millones a la RFEF.
Y como en el colegio cuando nos cambiamos las chapas, estos sinvergüenzas robadores de ilusiones, han echo ya su estudio y sabe cada uno cuanto se llevarían para el bolsillo. Y en el reparto, en esta tarta cocinada con los ingredientes mas sucios, asquerosos y rastreros entran todos: Federación Española de Fútbol, Periodistas de dudosa reputación y vomitiva pluma, Árbitros manipulados y mas callados que putas en cuaresma, Linieres que solo saben tragarse su propia bilis repugnante...
Estaba todo tan claro para nosotros los sevillistas, los que llegamos a las finales tras partidos de lucha, coraje y garra, no como este Madrid que una vez, como siempre, antes un enano gallego ahora otros con caretas de payasos, sabe muy claro que para conseguir algo, no es su fútbol el que tiene que dar la cara, no, son las sucias manipulaciones de lo que este equipo representa y por mucho que nos quieran tapar y hacer ver lo contrario desde los medios de comunicación, metámoslos todos porque la mierda a todos les llega hasta el cuello.
Estaba todo orquestado y a pesar de eso nuestro equipo ha ido a esa ciudad que se cree el ombligo del mundo, esa ciudad donde juegan partidos equipos a los que la federación española de fútbol no tiene cojones de cerrarle los estadios, visto lo visto.
Y llegó de nuevo, porque tenía que llegar, gol legal de Negredo, el árbitro se come sus propios huevos y dice el tío que no, que no es gol y de nuevo robo, mangazo, hurto, llamalo como quiereas. Está claro, en casa del mafioso, ¿tu que harías? mira para otro lado y de nuevo robo, que continuó aplicándose el criterio que este "señor" quería y beneficiaba claro está a todos esos cerdos que por sus pocilgas habitan.
Me siento más orgulloso de mi Sevilla, que se entere todo el mundo que aquí en este país, hay una Mafia y digo bien, Mafia. Recuerdo el refranero, a todo cerdo, le llega su San Martín.

Saludos Revolucionarios
Viva el Sevilla