lunes, 5 de diciembre de 2011

Caminando voy a veces

Caminando voy a veces siempre con la mente en mi equipo, ese que es pisado, ese que a veces es usado su nombre en mal de todos y yo por más que quieren pisotearlo, más orgulloso me siento por formar parte de el como una simbiosis perfecta que se extiende más allá de sus colores. Rojo como la sangre que corre por nuestras venas y refleja que seguimos vivos en la batalla y blanco como el fondo de nuestra bandera donde en ella va cosido el escudo que orgulloso llevamos por corazón.
Pensando que es mejor para ese equipo donde a pesar que el vaso puede estar medio lleno medio vacío, del propio vacío hay que ver lo lleno, porque con solo su presencia esta su esencia, está toda una historia, esa que se forjó con las victorias, con las derrotas, con lo malo, con lo bueno; historia que nos sirve para entender y comprender que todo lo dicho se deja en entredicho, cuando de nuestra voz solo se escucha tu nombre, Sevilla Fútbol Club.

Me encuentro a mi tío, ese que me llevó por vez primera, de su mano a la bombonera, yo con una bandera, la mejor de todas y en el centro un escudo, mi escudo, ese que te hace ser invencible; quien me inculcó los valores sevillistas y con el tiempo no lo entendido dio paso a lo sabido, que este equipo no es un equipo cualquiera, que esta afición no es una afición más, que solo nosotros tenemos esa formula que conduce para llevar a nuestros jugadores hasta la victoria; quien me llevara a ese lugar mágico del estadio, donde no hay compañeros de grada, hay compañeros de lucha, de esos que no se rinden, que si caes te ayudan a levantarte, que animas hasta la muerte y todo en ese rincón llamado gol norte.

Y le pregunto yo sabiendo la respuesta, porque no puede ser otra, tío mío, tío mío ¿que equipo es el mejor? Preguntando sabiendo lo que iba a escuchar, sabiendo que no hay otro, porque otro no existe, ni en la ciudad, ni fuera de ella, a pesar de las derrotas, a pesar de las victorias, porque solo un equipo que te hace sentirte orgulloso de el, puede serlo y este, el equipo que ya va en mi memoria cuando pregunto, no es otro que este que llevamos dentro desde que nacemos, y me dice Sevilla Fútbol Club, es que no podía ser otro, es que no hay otro. ¿Que se puede decir si ya con tu nombre se dice todo? Por eso estoy aquí, siempre en la bombonera, siempre a tu vera.

Mi tío tenía razón, porque solo tu Sevilla Fútbol Club, Tu eres lo mejor.

Saludos Revolucionarios

1 comentario:

  1. ENORME.

    Poco más que decir, sólamente que, a ver si nos entendemos, como la otra vez, y vamos negociando para un fichaje para mi blog, jajajajajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar