domingo, 9 de enero de 2011

Dos palabras

Dos palabras, todo ha cambiado, todo ha dado un giro, todo es de color como decía Jesús de la Rosa "El Grande" en su disco El Patio (Triana)
Dos palabras que lo son todo, que representan a un equipo, a una forma de luchar, a una forma de sentir, a una forma de vivir.
No se cuando fue, no se en que lugar, no se quien, pero allí estaban, dormidas como un ángel caído y resurgió de las cenizas de un fuego vivo.
Dos palabras que ha cambiado al equipo, ese que cosechaba derrotas y muchos de los amos de la palabra periodística de nuestra ciudad daban por muerto (pobres payasos disfrazados con las telas de la envidia y cosidos con los hilos de la manipulación) y que ahora suma victorias, siendo los mismos jugadores, el mismo equipo, el mismo objetivo, el mismo fin, la misma lucha.
Dos palabras que ha unido al vestuario si es que alguna vez no lo estuvo, que a unido a un club que pasea orgulloso su nombre por Europa, que a unido a esa grada norte, sur, fondo, preferencia, que aletargada e inmóvil permanece la mayoría de los partidos y pide a gritos que reviente la bombonera para llevar en volandas a sus gladiadores bajo la marea carmesí.
Dos palabras que han conseguido que lleguen las victorias; que han conseguido que jugadores que llevan en su corazón el escudo del mejor club del mundo y que venían paseándose por los terrenos de juego, demuestren la clase y el buen fútbol que siempre demostraron; que han conseguido que la maquinaria vuelva a engrasarse y estar lista para las próximas batallas donde los rivales saben que tienen ante si a un gran rival, poderoso y que ha dicho aquí estamos, no estábamos muertos y si así lo pensabas, pobre de ti por lo que te espera.
Dos palabras, escritas en un himno con letras de historia, sentimiento y pasión; cantada hasta la muerte porque está grabada en nuestro catecismo rojiblanco; santo y seña del sevillismo, porque una a la otra forman la simbiosis perfecta de una conjunción única que solo nosotros los sevillistas llevamos tatuado en nuestra piel y grabado en nuestro corazón.
Dos palabras que hacen temer al equipo rival y te vuelve invencible, que crean confianza, positivismo, lucha, revolución, hasta la victoria siempre como decía el Comandante.
Dos palabras usadas ante un equipo navarro, ante el equipo del Emire por donde lo mire (Yuyu, casi me copio el título de tu chirigota) y de los reales de sociedad.
Dos palabras que es el lema de nuestra bandera
Dos palabras, Casta y Coraje




Saludos Rojiblancos
DrakodeGades

No hay comentarios:

Publicar un comentario