martes, 23 de noviembre de 2010

Esta semana toca

Desconozco la situación, el escenario, aunque reconozca fácilmente los jugadores y el tablero de juego. Todo en la misma ciudad, donde todo cambió hace tiempo, y estos, los jugadores cegados por el ansia de protagonismo y sabedores de falta de poder a cada día que el sol se esconde, no saben otra que intentar con los hilos de la miseria y amparados en una falsa trinchera, más que hacer que querer manipular a quienes como ratones a Hamelin, se acercan pensando que solo su palabra es la verdad, su información la veraz y su lucha la requerida.

Y en este tablero de juego, sentados a una mesa, ellos disponen, proponen cuantas mentiras lanzar, sabedores que una mentira contada mil veces se puede convertir en verdad, mentira difundida, redactada, publicada en esos mismos medios de comunicación que dirigen y firman con sus nombres, sin importar si es cierto o no lo que cuenta, porque para ellos, para estos sabedores de la palabra y de la comunicación, para estos periodistas de pluma perfecta y tinta sabedora, lo único que importa es contar su verdad, la única que prevalece.

Ahora el juego se ha centrado en otro de los nuestros, como viene siendo habitual, en uno de esos jugadores de nuestro Sevilla Fútbol Club, ese club que aún que alguno de ellos profetizan la misma religión rojiblanca, tienen un coraje inmenso y un odio terrible, promovidos por la codicia y la más ruin de las envidias.

ntes fue Romaric, hasta que el tiempo cerró sus bocas miserables y nada más se supo, y toda miseria y falacia que vertieron sobre el jugador costamarfileño, se les vino encima porque si se escupe para arriba, ya sabemos lo que ocurre. También fue Manolo Jiménez, Frederic Kanoute (ese viejo que no estaba para jugar al fútbol, así proclamaron y tan a gusto se quedaron) y así uno tras otro. Ahora, se ha decidido que toca Zokora, ese jugador que dicen no aporta nada al juego colectivo, solo corretea por el campo y hace faltas absurdas y sin sentido. Y toca Zokora, como podía haber tocado otro jugador, del que ya hablarán, del que ya sacarán falsas portadas en sus medios de comunicación, con manipulaciones y mentiras.

Aquí no se libra nadie, desde el presidente hasta el utillero, desde Biri Biri (cualquier día le toca seguro también) hasta el último recogepelotas. Y es que nada hay nuevo bajo el sol, nada va a cambiar, porque para ellos, para estos profetas de lo humano y lo divino, de lo por ellos siempre establecido, lo que nuestro club haga, estará mal, como si a nosotros, los sevillistas, nos importara lo que piensan estos búhos de la noche y sabedores de medio pelo.

Estaremos atentos, ¿quien tocará la próxima semana? Mas miserias, en sus próximos artículos

P.D. Última hora, el enemigo a cambiado, ahora toca Monchi.

Saludos Rojiblancos
Biri Biri

No hay comentarios:

Publicar un comentario