lunes, 10 de mayo de 2010

Seguimos esperando…

No se pudo sentenciar la Liga el pasado Sábado. Ni el Barça ha sido campeón ni el Madrid TAMPOCO. Nosotros no tenemos segura la Champions todavía.

Hay que seguir esperando hasta la última jornada, a ganarle a un Almería que ya no se juega nada pero que, ¿por qué no?, puede estar primado.

Del partido contra el Barça se podrían sacar muchas lecturas y desde muchos prismas distintos.

Nuestro Sevilla empezó a jugarle atenazado con inferioridad numérica en el centro del campo y no empezó a creerse que podía hacer algo más hasta el momento en que la grada festejó el gol del Deportivo de La Coruña contra el Mallorca.

Este momento supuso un punto de inflexión en el que nuestros jugadores parecían haber tomado aliento y soltaban sus piernas y su mente. Se jugaba sin tanto respeto al rival y se consiguieron dos goles que hicieron temblar a Pep Guardiola.

Empezamos mal nuestro enfrentamiento ante el Gran Barcelona de Guardiola. En pocos minutos subía al marcador un gol ilegal de los culés por fuera de juego de Messi y la losa sobre nuestras cabezas se hacía más pesada aún.

Cuando el marcador iba 0-3 y se presagiaba una goleada aún mayor, la grada cantó el gol del Deportivo y todo cambió.

Eran diez nuestros jugadores por expulsión de Konko tras ver la segunda amarilla, cuando llegó el gol del honor. Eso parecía en aquel momento pero la realidad fue bien distinta, la realidad fue que al poco llegó el segundo y el Ramón Sánchez Pizjuán se caía.

Se soñaba con la heroíca, con el empate a todo un Barça cuando el marcador nos dañaba la vista y el corazón con un 3 a favor de los visitantes.

Y podría haber llegado si el colegiado realmente fuera el mejor árbitro de España ( no me caía mal Undiano) y hubiera pitado un penalti fragante de Piqué a Kanouté.

Antes de ese penalti no pitado, Guardiola ya estaba de los nervios. Ya le había propinado alguna que otra caricia a la estrucutura del banquillo y se desvivía mandando a los suyos lo más atrás posible.

Cosas del fútbol, que como se vuelve a demostrar no es una ciencia exacta. El planteamiento de Álvarez no estaba resultando eficaz para hacer frente a los azulgrana. En cambio el equipo se arma de casta y coraje cunado la expulsión de Konko y la lesión de Fazio y Adriano obligaron al míster a hacer mover ficha sin respetar su planteamiento y el partido se vuelve loco, el Sevilla toca arrebato, la grada empieza a creer y estamos a punto de conseguir un valioso empate que nos hubiera dado un poco más de tranquilidad pero que a la postre no nos habría asegurado nada.
Con el final del partido nos llega la conformidad de saber que dependemos de nosotros mismos y de que no le hemos dado el título de Liga a nadie.

Indiano parecía tener el trofeo en el maletero de su coche para dárselo a los culés cuando acabara el atraco en Nervión.

En fin, que más de la mitad del partido mal jugado por el Sevilla unido a un gol en contra ilegal y un penalti a favor no pitado nos deja tal y como estábamos y nos invita a vivir esta semana esperando el final de la Liga en Almería.
Para los que sí se ha resuelto ya la temporada es para los chicos de Ramón Tejada. Ayer cumplieron ganando en Marbella y consiguieron la salvación definitiva. Serán otros los que tengan que jugársela en la promoción. Lo siento por los aficionados de Marbella que tantas ganas tenían de que nuestro Sevilla Atlético jugara algún partido más.

Pues no señores, estos chavales ya han cumplido con creces y han conseguido mantener la categoría en un año difícil en el que se ha remodelado la plantilla por completo, en el que muchos de ellos han tenido que dejar a sus compañeros para ayudar al primer equipo y en el que ha tenido que coger las riendas un nuevo entrenador con la segunda vuelta bien empezada.

Los chicos de Ramón Tejada han creído en ellos mismos, han sabido salir de las sombras y nos han encandilado con su juego descarado y falto de artificios. Felicidades a todos por la permanencia y mucha suerte para la siguiente temporada donde seguro podréis demostrar mucho más.

1 comentario:

  1. Comentar que los "amigos" malagueños nos hacían recordar en sus comentarios tan claros y expresivos en referencia al partido jugado contra el Barcelona y como iban evolucionando los marcadores de la segunda división B en la jornada de ayer.
    Yo personalmente les demostré la pena que sentiría cuando la próxima temporada en ningún momento deba visitar esa hermosa tierra siguiendo a nuestros equipos del Sevilla F.C.

    ResponderEliminar