viernes, 21 de mayo de 2010

Si, si, si, la Copa ya está aquí

Mas de dos mil kilómetros, sin voz, sin parar de animar, solo por ti Sevilla y merece, merece la pena, claro que si. Merece la pena por todo, por el viaje, por los compañeros y amigos de bus, por el tiempo que se permaneció allí antes de entrar en el Camp Nou, así nos dijeron para que nunca más digamos Nou Camp y por lo vivido durante el partido y después de conseguir nuestra Copa del Rey, porque somos grandes, que no lo dude nadie, que a nadie se le olvide.
Ha salido todo perfecto, ya desde la noche del miércoles que sobre la una de la madrugada tomamos rumbo a Barcelona, haciendo sus paraditas correspondientes y no parando de animar a nuestro Sevilla, aunque reconocer que tras la parada en Requena, la cabezadita fue obligatoria para coger mas fuerzas y cargar las pilas.

Y allí que llegamos a la zona universitaria catalana, donde tras colgar las diversas pancartas "Peña Sevillista Cultural Pepe Castro", "Peña Sevillista Contigo Siempre" "Drago tu si que vale", no quedaba otra que disfrutar en sevillista entre comida, bebida, fan zone, carpa... (joé que pechá de filete empanao jajajaja, que fatigita, aunque no faltaron el resto de comida claro está, muy rico todo). Buena gente con las que compartimos este momento, como Ramon Stones o los pasteleros de Brenes (peaso palmera chocolate, que rica)

No paraba la fiesta, aquello era una explosión de Sevillismo, los cánticos crecían conforme la hora del partido se acercaba. Y esta hora llegó, las puertas del estadio se abrieron pero antes hubo tiempo de recibir al autobús del equipo al que le costaba dar un paso por la gran cantidad de sevillistas que allí se dieron cita. Grande, muy grande el gesto de Drago animando a los que allí estábamos.
Fue un no parar de animar desde que entramos al campo, hasta que llegó la hora del pitido inicial. La afición del otro equipo era mas en número, una cosa grande de elogiar para algunos medios de comunicación (tócate los cojones, con mas de quinientos kilómetros de diferencia), pero nos da igual, porque allí estábamos mas de treinta y cinco mil fieles, mas de treinta y cinco mil sevillistas que ya nos pueden poner desde la corrupta federación los kilómetros que sean que nunca abandonaremos nuestro equipo (Villar jodete).
El partido comenzó mejor que bien, a los cuatro minutos y algunos segundos, Capel que la engancha y gol, gol, gol, la grada norte se vino abajo, Nervión explotó, Sevilla estalló. Aquello cambió el rumbo del partido, no pudieron con nosotros ni el equipo rival ni la afición contraria. El partido seguía y seguía, el árbitro lamentable, bueno, en su línea para que vamos a engañarnos. Parecía que terminaría así, con un gol solo, pero minuto noventa y dos, el duende Navas que coge la pelota en medio del campo, allí que se va de su marcador, deja sentado a Degea (gran portero para la selección, será mafioso Don Pantuflo, por cierto Palop Selección) y gol, gol, gol.
La Grada Norte se vino abajo, el equipo estalló en júbilo, a los pocos segundos el partido terminó y una nueva fiesta dio comienzo. Levantó Palop la copa llevando puesta la camiseta de nuestro querido Antonio Puerta, (esta copa es para ti, te la debíamos). La fiesta continuó, no paro hasta bastante tiempo después y el Sevillismo dio una muestra vez de ejemplo y señorío.
Tocó la vuelta, con más fuerzas, con una copita de más en el cuerpo y en las vitrinas sevillistas. Y entre cántico, ronquera, paradas y más cánticos por fin el Ramón Sánchez Pizjuán.
No quiero terminar esta líneas sin dejar de recordar a todos los que fuimos en el 113, a Maite que nos recordó que "en aquel pueblo se libró una de las batallas mas importantes de España" a Luis y su flor en el sombrero, a los familia de Sanlucar (tenemos pendiente un vinito en la Caleta), a los dos soles de Almensilla "Ai que te como la cara...", a Alejandro y su correspondiente, a las Hermanas Albendin (viva el farolito) jajaja, a Paco que no se como se metió en ese asiento, a Eva y su mantita de ikea, a Jorge al que le tocó el asiento mas incómodo (a mi también pero a la vuelta), al resto de amigos de la peña Pepe Castro para que no se olvide ninguno. Gracias a todos, por los buenos momentos pasados.
También un recuerdo muy especial a Chari la del andamio, al conductor adelanta camiones, a la Abeja Maya, a Marco y su mono, a la fiesta de Blas, al minero de la Copla... (cómprate un compa pichita)









Un beso y un abrazo a todos

Saludos Rojiblancos
Biri Biri-Pocoyó

1 comentario: