martes, 6 de abril de 2010

¿Qué pensarán de nosotros en el Tercer Anillo de la Bombonera?

Mi vecino Antonio sacó su abono en el tercer anillo, un 6 de Enero de 2002, llevaba 45 años de socio de nuestro Sevilla y en el instante en que su escudo dejó de latir, agarraba con fuerza un periódico deportivo cuya portada mostraba orgulloso “Un Sevilla grande vence en Villarreal y se coloca sexto”.
Desde 1957 hasta 2002 “tela”. 45 años con la misma peregrinación, su bocadillo atado al pantalón, su transistor, su gorra de chulapo con el escudo del Sevilla en medio, su almohadilla de los toros y su sueño de ver a un Sevilla campeón.
Año tras año hasta sumar 45, conformándose con oler el césped del Pizjuán, con los abrazos entre sevillistas celebrando los contados goles, disfrutando de la brisa que provocaban el ondear de nuestras banderas, aquella época en la que daba igual donde estuviera situado el triangulo rojo y en la qué la megafonía apenas se intuía.
Antonio y su mujer viajaron conmigo al partido de promoción en Villarreal, aún recuerdo lo felices que fueron para él esas 8 horas en autobús de regreso a Sevilla, no habíamos ganado ningún título, ni siquiera eran unas semifinales de copa, pero nunca vi a nadie tan orgulloso de su equipo.
El año de supercable venía a casa a ver el futbol los partidos de fuera, y como sufría, el corazón ya le había avisado un par de veces, pero él se escondía de Isabel y se fumaba un cigarrito justo antes de comenzar la segunda parte, recuerdo un día que le dije que no debía fumar si quería ver al Sevilla ganar la copa y su respuesta aún la tengo clavada, nunca lo había visto hablar con esa furia, mi padre bético tolerante, nos acompaño aquel día que Antonio dijo lo siguiente .- Mira niño, yo me voy a morir sin ver al Sevilla ganar un título, pero tú lo verás seguro, sólo tienes que apoyar siempre que el Sevilla te necesite, tenéis que hacerlo por los que nos vamos.-
Estos años me he acordado mucho de mi querido vecino, todos hemos tenido la oportunidad de dirigirnos al cielo en varias ocasiones en busca de sevillistas queridos. Títulos, finales, semifinales, clasificaciones, derbis, champions, baños al Barca y Madrid, etc, etc y seguro que ellos estuvieron allí, pero no debemos olvidar que lo están siempre, también el día del Xerez.
Imagino que Antonio estará orgulloso, pero también confundido, es más, en el tercer anillo no se deben explicar lo que está pasando, sevillistas que darían lo que fuese por bajar a banco de pista a ver sólo un partido, da igual el resultado, poder oler el césped, abrazar al sevillista de su izquierda, mientras el de su derecha abraza al de arriba, escuchar los campanilleros en gol norte y apoyar al equipo de su alma, apoyar ahora, cuando lo necesita.
45 años, uno tras otro, sin una sola satisfacción en forma de titulo y nosotros actualmente 4º en liga, clasificados para una final de copa, eliminado al mejor Barcelona de todos los tiempos, habiendo participado en la máxima competición europea, quedando 1º de grupo y disfrutando de Kanouté, Navas, Palop, Luis Fabiano (4 de los mejores jugadores de la historia) nos vamos a lamentar.
Quedan 8 jornadas de liga, sólo 3 partidos en La Bombonera y nuestro SEVILLA nos necesita, pensemos en el esfuerzo que hicieron miles de sevillistas estos 104 años de historia y aunque sea solo por ellos, NUNCA DEJES DE ANIMAR Y CUANDO TE FALTE LA VOZ, CANTA CON EL CORAZÓN.

Enrique Lobato



"Quiqui ahora mismo no puedo hablar" Gracias

5 comentarios:

  1. sin comentarios amigo nada q decir me e quedado en blanco pero dices verdades como puños fuerte abrazo de corazon

    ResponderEliminar
  2. Quiqui, hijo mío... Ufff, vaya traguito.
    Hacía mucho que no me emocionaba tanto leyendo algo relativo a mi Sevilla.
    Ojalá cada uno de los corazones sevillistas que tienen el privilegio de asistir a los partidos del equipo de nuestros amores, pudieran leer estas letras que hablan de, aunque no lo parezca, de vida.
    Ojalá el mismo pellizco que he sentido en el corazón les apretara el suyo y de ahora en adelante fuéramos esa afición inconmesurable que en su unión ha conseguido tanto.
    Yo no tengo el privilegio de haber llegado al sevillismo de la mano de alguien querido, en mi familia nadie sentía esta pasión y cuando la vida me dio la oportunidad de poder empezar a disfrutar de este sentimiento me ví vestida de flamenca en un partido contra el Shalke.
    Esa noche lloré, lloré mucho, de emoción, de orgullo de ser sevillista. Porque aquella victoria la consiguió en mucha , muchísima parte la afición. Y yo era parte de ella, yo también ayudé a que nuestro Antonio Puerta (qué sentirá con todo ésto él también) nos llevara a la final.
    Aquella noche yo tuve el convencimiento de que éramos importantes para nuestro equipo y no concivo vivir este sentimiento sin exprimir ese privilegio.
    Gracias Quiqui por este regalo y gracias Antonio por dar ese ejemplo de sevillismo.

    ResponderEliminar
  3. Chapó, pues si señores/as a veces necesitamos tirones de orejas de este estilo de los que duelen de verdad y duelen en el escudo que nos late a todos, para darnos cuenta de lo que tenemos y acordarnos de lo que hemos sufrido, seguro que tus palabras nos servirán a muchos además de para emocionarnos (que ya te digo yo que sí), para reflexionar.

    GRACIAS Y VIVA EL SEVILLA.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo en todo,amigo. Yo tambien me he emocionado mucho con tu historia. Siempre he sido una persona muy positiva con mi equipo, los enfados o decepciones me han durado tan solo un rato, al final siempre me agarro a ese amor por mi Sevilla y desde luego, voy a hacer lo posible para que siga siendo así siempre. Rocio

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios, un saludo y suerte para esta noche.

    ResponderEliminar