viernes, 19 de febrero de 2010

Un dueto inconmesurable

Anoche tuve el placer, el honor, la suerte, el privilegio de asistir a la firma de libros en la que el gran Jesús Alvarado se hizo acompañar del gran Andrés Palop.



Sin desmerecer a los señores Iván Parrilla, editor del libro y José Manuel García, periodista y amigo del autor de "El cielo está aquí", comprenderán que la presencia de estos dos iconos del sevillismo (cada una en su faceta) atrajo toda la atención de los presentes.

Se vivió un momento precioso de sevillismo en el que se palpaba la emoción recordando las grandes gestas de nuestro capitán en voz de Jesús. Una experiencia increíble escuchar el post que escribió tras ganar la segunda copa de la UEFA describiendo cómo Palop paró los penalties y verlo a él allí, en carne y hueso, atento a cómo se relataba sobre una parte tan importante de su carrera.


Sobre nuestro portero no creo que pueda decir nada que no se haya dicho ya pero, aún así, me gustaría dejar patente en este rincón de nuestra peña, la impresión que me causó escucharle ciertas cosas.
Para rendirse a sus pies fue la forma en que, sin querer menospreciar la tierra que le vio nacer, dejó patente que se siente uno de nosostros y que para él es mucho más importante poder conseguir levantar la Copa del Rey para nuestro Sevilla que el hecho en sí de que pudiera hacerlo en Valencia.

Fue una delicia sentir cómo no se cansa de darnos. Lleva dándonos gloria desde que llegó y aún así quiere seguir entregándose a esta ciudad y a este club sin reservas.

Fue muy emocionante para mí, porque lo admiro enormemente y porque fue todo un señor, compartir ese espacio y ese tiempo con Don Andrés Palop Cervera.


Y con Jesús ya sí que me quedo sin calificativos. Lo primero que me sale del corazón es agradecerle una y mil veces la posibilidad que nos ofreció de compartir con él esta experiencia y que sea tan cercano y sensible para con sus hermanos sevillistas.

Jesús, solo te puedo desear lo mejor y, aunque haya quien te diga que sufre escuchándote retransmitir los partidos, por favor, no cambies nunca. Sé que puedo estar tranquila, que tú no puedes hacer las cosas de otra forma que no sea como las haces porque salen de tu corazón.

Qué gran noche amigos, qué placer, qué honor, qué suerte, qué privilegio...

1 comentario:

  1. Vaya pedazos de sevillistas que os juntasteis.
    Impresionante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar