jueves, 11 de febrero de 2010

Invasión Rojiblanca, objetivo conseguido

Son las seis de la mañana, llego a casa tras recorrer más kilómetros que el Baúl de la Piquer. Llego cansado, sin voz, pero nada importa, el objetivo se ha conseguido, la final nos espera. Y es que Getafe, se vio asombrada por la marea carmesí, vecinos mirando por las ventanas a más de dos mil personas que no parábamos de animar a nuestro equipo. El carrefú invadido totalmente de amigos, compañeros de grada, sevillistas todos.
En los alrededores del estadio, solo se veían los colores rojo y blanco. Intentaron algunos aficionados del Getafe callarnos con sus cánticos, perdón con su único cántico, pero nada pudieron hacer. No hubo ningún incidente, como es habitual cuando nos desplazamos a otro estadio.
El coliseum, ¿por qué nadie le puso un cierre por los laitos? Todo el sevillismo se ubicó en el Fondo Norte. Hacía frío, pero las palmas empezaron a sonar y solo se enfriaron los bocadillos, filetitos empanados y las tortillas que por allí se vieron.
Se colgó la bandera de nuestra peña y en breve empezó el partido, que partido, como Iturralde, que Iturralde. Terminó la primera parte con empate a cero en el marcador. El estadio no se llenó y desde el minuto uno se vio que solo había una afición, los gladiadores de Nervión que no paramos de animar en ningún momento, callando a todos los que fueron con globitos azules a la grada. Mal comenzó la segunda parte con el gol del Getafe y fue ahí cuando las fuerzas explotaron y mas que nunca se oyó solo un grito, Sevilla, Sevilla, Sevilla.
Pitido final tras paradón de Palop hacía tan solo unos segundos. La alegría era presente, el equipo se unió a la fiesta y el Himno Rojiblanco comenzó a sonar más que nunca. Se fueron los jugadores al vestuario y los allí presentes seguíamos animando sin parar, con lo que de nuevo el equipo volvió a la grada para cantar y botar porque Nervión estaba allí presente. El objetivo se consiguió, Madrid o Valencia nos espera, dicen que Racing y Patético están temblando porque saben que el mejor equipo del mundo, la mejor afición del mundo, les espera en unos meses.
Animar a mi Sevilla es para mí un privilegio...
P.D. Entrada, 40€; comida en Truillo 9€; ver unos zapatitos de Charol en la grada, no tiene precio (con todo mi cariño), para todo lo demás, viva el Sevilla
Saludos Rojiblancos (Pocoyó)
Biri Biri
Post de Raúl Delgado.

2 comentarios:

  1. Impresionantes nuestros gladiadores.
    Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Por algo somos los guardianes de Nervión! enhorabuena y a disfrutar!!

    ResponderEliminar