jueves, 11 de febrero de 2010

¡¡¡GRACIAS, MI SEVILLA!!!

Yo estuve allí. Yo tuve el privilegio de compartir nervios, tensión y cánticos con otro millar de hermanos sevillistas.

Gracias, mi Sevilla por escuchar mi voz , por dejarte arropar por mis ánimos, por no desfallecer cuando las piernas y los pulmones gritaban: ¡PARA!

He leído y escuchado un sinfín de halagos hacia los que nos concentramos en el gélido Coliseum ¿? para animar a nuestros gladiadores. Y se me llena el corazón de orgullo por haber podido formar parte de los que perdieron la garganta hasta la extenuación.

Yo no entiendo que se pueda acompañar a mi equipo de otra manera. Respeto enormente que alguien vea un partido en silencio (no respeto para nada a los que menosprecian e insultan y no me parecen que sean "soberana afición") pero yo soy incapaz de no cantar, de no tocar las palmas, de no gritar "Vamos, vamos" cuando uno de los nuestros roba el balón y se encamina hacia portería contraria.

Y aunque para mí es algo normal, no voy a abusar de la falsa modestia y, aunque yo me encontrara entre ellos, no voy a dejar de halagar la actitud de los aficionados que acompañaron ayer al equipo.

El recibimiento del autobús a su llegada a Getafe fue espectacular. Los habitantes de la población ya tuvieron oportunidad de anotar estrofas que copiar desde mucho antes de que el equipo apareciera y, cuando lo hizo, los cánticos inundaron el ambiente. Si hubiera cerrado los ojos, me podría haber imaginado perfectamente que estaba en mitad del mágico Gol Norte.

Tras recibir un trato bastante desagradable por parte del personal de seguridad del estadio y acceder a la grada empezamos a crear nuestro hábitat ( como hace mi pececillo beta, o "luchador de Siem" cuando le cambio el agua a la pecera y rápidamente empieza a colgar "burbujas de amor" ), colocando pancartas, sacando banderas y bufandas...

Empieza la tarea honrosa de animar a los nuestros, de hacerles llegar nuestros cánticos hasta el rincón del vestuario donde se puedan encontrar. Y esta labor, siempre gratificante, no acabaría hasta que bastante minutos después del final del enfrentamiento, la policía nos permitiera salir del campo.

Daba igual que el equipo estuviera tocado, bajo mínimos más bien, daba igual que no saliera nada. Todos sabíamos que había que estar con ellos, que teníamos que tejer la tela de araña que les impidiera a los azulones remontar el resultado de la ida.

Gracias Andrés por darnos la vida. Gracias por ayudar a nuestra causa e impedir que sus goles nos hicieran callar. Si ganamos la Copa, cuando Palop la levante debería llevársela directamente al salón de su casa.

¡Estamos en la Final!

¿A quién le pesa ahora el frío, el sueño, los kilómetros, los nervios..?

Vamos mi Sevilla, vamos Campeón... LO, LO, LO, LO... LOLO,LO,LO,LO!!!

Pd: ¡Qué grandes Iván y Salva del Sevilla C ! Se unieron al resto de aficionados teniendo que entrenar hoy a las 10h y sin poder volver hasta que saliera el AVE a las 6h de la mañana. Digno de ver a los dos abrazados en la grada cantando como el resto...
Cuando estos niños lleguen al primer equipo, a ver quién tiene narices de pitarles delante mía...

1 comentario:

  1. Escuchar a esa afición a traves de la radio o la tele era algo espectacular.
    Felicidades por representarnos tan bien.
    LOOOOOOOOOOOOOOOOO LOLOLOOOOOOOOOOOOOOOOOO
    LOLO LOLO LOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
    VAMOS MI SEVILLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
    VAMOS CAMPEONNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNN

    ResponderEliminar