lunes, 21 de diciembre de 2009

Perdimos tres puntos

Y eran tres puntos esenciales, primero para no perder la estela de los dos primeros clasificados (aunque ésto es lo de menos si nos ceñimos al obejtivo impuesto por el club de acceder a la Champions) y después para encarar el parón navideño con buenas sensaciones y dejar atrás esa racha gris en la que nos habíamos sumido jugando en casa (ésto sí es muy importante para intentar aspirar a algo más).
Porque aunque tenemos que ser conscientes de que ganar una Liga no puede ser una obligación ni servir de acicate para nuestros jugadores, el no llegar se puede tomar con otro talante si el equipo demuestra más ambición. Puede ser muy contraproducente si la afición cree que no se ha llegado a algo más por la actitud de los profesionales.

Estamos teniendo la suerte de cara en cuanto a los resultados de los más inmediatos perseguidores pero ésto puede acabar justo cuando vamos a disputar más partidos y vamos a tener menos efectivos.

En cuanto al partido, no se puede sacar ninguna conclusión positiva a mi forma de ver. Ni siquiera el gol de Negredo, que espero que a él le sirva como estímulo pero que realmente fue más cuestión de fortuna que otra cosa.


No se luchó, no se mantuvo el balón, no se acertó ante la portería, no supimos contrarestar las pérdias de tiempo del Getafe y seguimos cometiendo las faltas y los fuera de juego que solo el trío arbitral ve.

Con respecto a ésto, no sé si será posible intentar equilibrar los partidos estratégicamente cuando el colegiado viene dispuesto a no dejarnos jugar.

Por último, lamentar la fortuna del pobre de Kanouté que se llevó tremendo chichón tras el choque con Mario (también tuvo lo suyo, con diez puntos de sutura).


Esperemos que el nuevo año traiga nuevos aires al Sánchez-Pizjuán y nuestro equipo empiece a acumular puntos de tres en tres.

1 comentario:

  1. Las derrotas duelen más cuando se producen por falta de actitud de los jugadores. De nuevo se regala la primera parte, a mi entender, con falta de concentración y ambición de los nuestros, con fallos puntuales que colocan al Getafe con un 0-2 en el marcador. Yo creo que todo el Sánchez Pizjuán se pellizcaba para despertar de lo que parecía una pesadilla, dos llegadas y dos goles, eso es efectividad del Geta y cajara de los nuestros.
    En la segunda mitad salimos como leones, como teníamos que haber salido en la primera y no hicimos, pero encontramos que el equipo visitante se encierra atrás a la espera de una contra o de que con nuestros descuidos regalemos otro gol; las pérdidas de tiempo descaradas bajo el permiso del árbitro, muy malo por cierto; la andiedad que provoca no marcar, venga centros y nadie para rematar; A esto sumamos la mala racha por la que están pasando nuestros delanteros y el resultado son 7 puntos perdidos, muy mala media en los tres últimos partidos no????
    En cuanto al gol de Negredo espero que el futbolista supere esa especie de obsesión que tenía y se de cuenta de que sus goles no son importantes si no llevan al equipo a la victoria.
    En fin esperemos que con el nuevo año lleguen las ganas al vestuario, o en el caso de que nunca se hayan ido, lo demuestren en el terreno de juego.

    PD. Yo particularmente pediré a los reyes magos una victoria frente a los catalinos el día 6, que mi farolitos divino se recupere y lo respeten las lesiones, que Jiménez no coloque a Luisfa-Negredo o Kanuté-koné ( tienen la misma posición en el campo), y que le eche una manita a Fernando Navarro porque lo suyo es pa estudiarlo(Fernandito hijo cuando subas a doblar al extremo baja corriendo no andes que me hierve la sangre, y por casualidad te miras los videos del año pasado a pricipio de temporada y verás como tú mismo eras capaz de estar bien posicionado).
    He sido divinamente benevolente no??? después del cabreo que tenía el sábado....
    Un beso

    ResponderEliminar